1. Dublín Marathon: la tercera

    Deja un comentario

    6 noviembre, 2014 por Wayko

    Nadie me iba a decir a mi que iba correr una maratón como quien va a correr una carrera de …
    Continuar leyendo

  2. Dublín Half Marathon

    Deja un comentario

    23 septiembre, 2014 por Wayko

    Si bien al llegar a Dublín aún no tenía un piso dónde estar si que tenía dos fechas en el …
    Continuar leyendo

  3. ¡Eh! ¡Qué ya soy maratoniano!

    1

    18 marzo, 2014 por Wayko

    Logo-Marató-BCN-300x91

    Ya iba a hacer casi dos años de que acabase mi primera maratón a trompicones, con el pie y la rodilla inchados con un punto en la mano y la espinilla había que quitarsela. Y fue el día. Aunque el entreno, ni la temporada, han sido de lo mejor que he hecho los resultados han llegado y de que manera han llegado, podrían ser mejores por supuesto, pero lo que he hecho como lo diría… no tiene nombre. Ir de cursa en cursa con el “¡ay!” y que acaben saliendo bien te deja una sensación indescriptible. Vayamos al tema importante, la carrera de ayer, esas 3h 34’ 47”.

    Tuve suerte y después de las dos fotos de grupo con el club de L’Aire y los caracoles (The Red Runners) logré encontrar a alguien conocido con quien cruzar la línea de salida, Javi y Montse, sus planes de carrera no eran exactamente los míos pero para no lanzarme los primeros kilómetros fue perfecto. Aunque más perfecto fue que al cruzar sonase el “It’s the final countdown!” , subidón de los buenos.

    A partir del km 2 empecé a correr mi propia carrera, cruzandome con @rosalizandra y con otros compañeros de L’Aire con los que fui unos varios cientos de metros. A partir del 7 de bajada el ritmo de las piernas fue creciendo y poniéndose a velocidad crucero de nada más ni nada menos que 4:45/4:50 y así fue hasta el km 30. Un ritmo muy bueno que no podría haber mantenido sin las varias fanzones que me encontré durante el camino.IMG_4666

    Empezamos por el presi @elparticula seguidos de la família, de nuevo el presi y compañeros varios. El mejor momento quizá fue en meridiana dónde los compañeros que no corrían se habían puesto adrede, o no, de manera que ocupaban toda la curva, toda. Gallina de piel señores, pareces hasta famoso cuando te reconocen el esfuerzo de esa manera.

    Entretanto fui encontrandome con cosas curiosas durante la carrera. Hubo un punto en el que tuve miedo, mucho miedo. Pasar por delante de un camión de bomberos cuando crees que vas on fire da un poco de cosa, pero al ir rápido supongo que no se percataron y no me aguaron la fiesta ( nunca mejor dicho ). Camino al forum me encontré con unas señoras que me estaban animando con una pancarta, y yo no las conocía de nada. Me sorprendí mucho. La pancarta no podía ser para otro, ponía claramente “Ánimo bombon”, ¿para quien iba a ser sino? Después de dar las gracias un corredor empezóa reirse, no se que le hizo tanta gracia, sólo espero que no le entrase flato.

    Ahora ya si, volvemos a la carrera, del 30 al 36, el querido litoral. Ahí fue dónde me escoñé en mi debut. Al no caerme este ao he podido disfrutar de este tramo en toda su esplendor: ese sol abrasador, esa brisa marina.. ESE OLOR A PAELLA Y CARNE A LA BRASA. Reiréis quizá pero no hace ni pizca de gracia estar rodeado de zombis y que te vengan esos olores cuando estás deseando pasar ileso de ese tramo. Es crueldade extrema. Aunque no todo fueron risas, una lástima pasar a @samirunner71 y @Gmartidis en los km 33 y 35 respectivamente, normalmente no es buen síntoma, aún así acabaron llegando al final, la próxima ya irá mejor, seguro!IMG_4684

    Ya estamos en el 36, si! Y con un fantástico crono de 3h, iba directo a las 3h 30’. En ese momento tuve que elegir entre intentar llegar y arriesgarme a quedarme por el camino, o seguir un poco más lento y bebiendo agua como es debido. El calor que hacía no era normal y empezaba a notar que no respondía igual que antes. Elección fácil: el agua. Así pues en el km 38, después de (muy a mi pesar) adelantar a Sergio, en la catedral me paré a beber agua tranquilamente y a comer algo. Los voluntarios me entendieron rápido y me animaron a seguir, vieron que no estaba mal, sólo que quería agua, mucha agua. La misma historia de camino al 41, estuve como un loco buscando el avituallamiento, estaba muy falto de agua así que me detuve de nuevo y a beber! Total, llegar iba a llegar igual. Una vez rehidratado, a volver a encarar el paralelo, dónde estaba Víctor dispuesto a vengarse de las fotos que le hicimos el año pasado con la cara de sufrimiento. Suerte la mía que me dió tiempo a poner buena cara y salir bien el la foto!

    Llegamos al final, mirando hacia delante, sin darme cuenta que mi hermana se estaba dejando la voz en llamarme y yo a lo mío, pa’lante sin enterarme de nada. Casi se enfada por no ir atento, lo que no sabe es que la línea de meta tiene más poder que cualquier grito. Después de encarar los últimos 197 metros con un súper sprint a un ritmo de 4:40 crucé la línea que separa el sufrimiento de la alegría, dónde casi no te puedes mover pero da igual, has acabado y nadie ni nada te va a quitar esa felicidad de haber conseguido una vez más, con esfuerzo, lo que te habías propuesto: probar la droga más dura de los yonkis estos del correr, cruzar la línea de meta de una maratón.

    Muchas gracias a todos los que me he dejado, ya sabéis que aún sin salir nombrados mi carrera también es en parte vuestra.

  4. 49ª Behobia-SS

    Deja un comentario

    13 noviembre, 2013 por Wayko

    Este fin de semana anterior aproveché para hacer una escapada a Donosti para correr la Behobia-SS que se celebraba el domingo. Era la primera vez que me iba lejos de casa para disputar una prueba, así que me sentí como los guiris que vienen a correr a Barcelona. El viaje lo organizaba el club I Run With Leiva, que lleva el mismo Jaume Leiva (muy bien tío por cierto), el ganador de la edición anterior de la Behobia, así que yo de poco tenía que preocuparme. Todo el fin de semana en sí estuvo muy bien, conocí a gente nueva, desvirtualicé con varios RedRunners, me dediqué a comer pinchos, patear un poco la ciudad, y con un poco me refiero a un POCO de POCO POCO, pero bueno, a lo que iba es a correr no a patearme la ciudad.

    Estuve los días previos a la carrera con molestias en la cadera, estaba un poco enganchada de nuevo, y me notaba que el isquio izquierdo no acababa de funcionar como debía. Gracias a eso tenía el miedo en el cuerpo de acabar caminando como en Mataró y Granollers, así que fueron unos días con bastante incertidumbre.

    El día D, el domingo, cogimos el autobús para ir a Behobia donde nos esperaba un viento de cojones y un montón de yonkis del correr con los que compartir recorrido. Antes de empezar a calentar nos fui con @ferranher y @martaflorick a hacernos la foto oficiosa del evento con todo el grupo de RedRunners, no ocupamos todo el puente al hacerla, pero casi casi (en realidad no, pero éramos una buena tropa).

    Al calentar, nada había cambiado respecto al isquio, seguía molestando para variar un poco. Después de 10 minutos estiré y me fuí al cajón de salida donde, ¡Oh, Sorpresa! Me encontré con David, Ariadna, y Carles, compañeros del club. Ya tenía con quien empezar la carrera. El ambientazo que había al salir era increíble, mucha gente, muchos nervios, muchas risas, mucho de todo vamos. Un momento curioso fue cuando el speaker estando nosotros a punto de salir dijo “¡Vamos esos catalanes!” y casi el 70% de los que tenía alrededor (yo incluido) levantamos el brazo gritando cosas que se gritan cuando te piden que grites. Después de esto, a correr, con mi amiga la cadera, claro.

    Los primeros kilómetros que según el perfil eran “planos” eran en realidad unos mini toboganes para nada despreciables sobre la marcha, así que tocó controlarse un poco y no motivarse demasiado teniendo en cuenta que en el km6 y en el 17 venian las subiditas divertidas. Sin más complicación que la de intentar chocar la mano a todos los niños que había en el borde de la carretera fui tirando hacia alante dejando que mis compañeros de club se perdieran por el recorrido.

    A todo esto, el isquio estaba ahí, haciendo acto de presencia, sobretodo en la primera subida importante, de 2’5km, dónde me lo noté bastante. Quizá fue por eso que se me hizo incluso corta. Una vez arriba llegaba la hora de los toboganes (también conocidos como rompepiernas). Ahora baja, ahora sube un poco, ahora vuelve a bajar, vuelve a subir… Si no te los planteas bien puedes acabar bastante destrozado, por suerte había un rockero con una furgoneta y rock a todo trapo que amenizaba bastante “su trozo” de recorrido. Con los toboganes te comías 4km de carrera, te plantabas en el 12 con una buena bajada final para llegar al km13 dónde esperaban 3km relativamente planos.

    En estos 3km fue cuando casi me atraganto en un avituallamiento, ya sabéis, a veces te tiras toda el agua por encima, otras te atragantas, y otras con un poco de suerte logras dar un trago sin parar de correr. En el próximo avituallamiento lo que hice fue pararme, coger el vaso y darle el trago a la salud del voluntario que estaba en la mesa. Una imagen que es más habitual ver en una discoteca y con chupitos, pero bueno, no siempre tiene porqué ser así.

    Después de estos sucesos la fuerza de la casualidad hizo que me adelantara un excompañero de mi hermana de la ESO, curioso eso de no verte nunca en tu ciudad y encontrarte en mitad de una carrera que disputan 23.000 personas. Lo más normal del mundo vamos.

    Esta parte del recorrido tengo que decir que es bastante fea. No se que manía tienen casi todos los pueblos de enseñar sus polígonos (puerto en este caso) a los corredores, no acaban de percatarse de que son feos, aburridos y que la gente no acostumbra a pisarlos para animar. Stop polígonos, ya. De gente había muy poca en este trozo, quizá por ser zona portuaria.

    Después de estos 3km, llegaba el temido puerto de Miracruz. Todos aquellos ilusos que aún no han corrido la carrera, os aviso ya. Olvidad esa imagen de una montañita con sus campos, y su hierba. Pues es una maldita cuesta del copón en mitad de la ciudad. Abarrotada de gente ambos lados que empuja (no literalmente) a subir, pero una cuesta al fin y al cabo. Casi que me la encontré, como la del km6. Sin darme cuenta la tenía encima así que con la calma me puse a subir. Creo que fue en esta cuesta cuando vi a un niño disfrazado de Batman. Dato relevante. Ya llegando arriba a parte de la gente lo que había (más bien soplaba) era un viento encabritado que sino ibas con cuidado hasta te desplazaba. Recordad: cuesta del copón, 17km en las piernas de subebaja y viento en contra. Unas condiciones espléndidas.

    Los últimos 3km fueron los más rápidos que pude hacer de manera seguida (4:13, 4:19, 4:17), con una bajada de 1km aprox antes de encarar la recta de final de meta. Una recta de final de meta donde no se veía el final! A causa del vendaval habían quitado todos los arcos, así que yo que estoy acostumbrado a ir tohloko cuando faltan 400m no pude hacerlo hasta que me aseguré que aquello que veía al final era la llegada y no una especie de falso final como en la Mitja de Granollers. El sprint al final fue de unos 60 metros, corto, pero efectivo para cruzar la línea de meta con un tiempo de 1h 31’ 24”.

    No he vuelto a nombrar la cadera ni el isquio en casi toda la entrada, sólo decir que no dejaron de molestar, el dolor pasó al isquión derecho, después se me cargó el tibial izquierdo entre otras dolencias. Costó bastante no pensar en ello pues fui todo el rato con el miedo de petar en cualquier momento. Por suerte, no peté y a pesar de las molestias acabé la primera carrera de 20k del año. QUE YA ERA HORA. Ahora mismo tengo el psoas cargado, el isquio izquierdo cargado, los gemelos tocados, resumiendo, estoy hecho polvo, pero ha valido la pena.

    Para los que no tengáis ganas de leer, os resumo la carrera:

    Menudo ambiente. Puto viento. Puto isquio. Cuanto catalán. Cuidado la Mediana. De esta cuesta nadie habla. Esta cuesta la conozco. Puto Viento. Los rockeros van al infierno. Estos toboganes ni en Port Aventura. Casi me ahogo. Puto polígono. Buenos días tibial, ¿ahora te despiertas? Porfin una bajadita. ¿Dónde está mi campo? Y vuelve a subir. Puto viento. I’m Batman. Dale caña que quedan 3km. Cuando se acaba esto? Ah, vale, ahí. Sprint. Fin.

    Y esto es todo lo referente a mi primera incursión en tierras lejanas para correr. Algunos dicen que hice un tiempazo, pero yo digo que para tiempazo el que nos hizo el día de la carrera.

  5. Riells del Fail – Cingles del Bertí

    2

    1 octubre, 2013 por Wayko

    Este domingo pasado tocó ir a hacer el cabra por la montaña. No acostumbro a hacer mucho trail así siempre se agradecen salidas de este tipo.

    IMG_3439

    Para poder ir a correr tuve que sacrificar el irme de fiesta y levantarme a una hora en la que de haber ido de fiesta, seguiría estando de fiesta: las 6:45.

    Hacía un día espléndido para correr, aunque al iniciar el entreno de subida a Sant Miquel del Fai hacia bastante rasca, el viento ayudaba supongo, y que no diera el sol aún, también. Nos costó poco llegar arriba, yo lo recordaba mucho más largo, quizá porqué la última vez que subí tenía 10 años y lo hice caminando, no lo sé, es una posibilidad. Una vez arriba empezamos a meternos por corriols y a perdernos entre la espesura.

    Como ya he dicho el día acompañaba y estando por los cingles se veía hasta el mar, vislumbrando el Tibidabo, el pollón  la torre Agbar, las torres Mafre, etc. En los ratos que parábamos teníamos unas buenas vistas para disfrutarlas, quizá es lo más agradecido de subir y subir y volver a subir. La nota negativa fue que Miquel se encontraba mal y se volvió atrás y no acabo con nosotros.

    Después de subir al Puig Ciró (864m, so high) empezamos a descender como las cabras, con alguna zona un poco técnica en la que de correr poco, pero sin mucha complicación en general.

    IMG_3456

    Bajando casi me voy por el camino equivocado, pero como bien habéis leído “casi” no acabé de equivocarme, así que sin más problema. Al final salieron unos 23/24km con unos 900 de desnivel positivos en unas 2h 40′, no tengo el track pues me dejé el cacharro en casa y nadie más lo grabó, pero a quien le importa, os animo a perderos por allí!

  6. 1/3 Marató de la Vall del Tenes

    Deja un comentario

    14 septiembre, 2013 por Wayko

    La noche anterior a la cursa pudimos disfrutar de una espléndida tormenta eléctrica con su correspondiente aguacero cosa que implicaba que el recorrido del día siguiente (70% de pista y trialera) fuese a tener muchas probabilidades de tener barro. Y así fue.

    La mañana amanecía tapada incluso cayeron unas pocas gotas al empezar la cursa, aunque fueron anecdóticas . El plan del día era hacer un entreno, para nada competir desde el primer metro del recorrido, eso significa que yo voy corriendo y cuando me pica aprieto y cuando no, pues no lo hago y me quedo tan ancho.

    El recorrido es realmente bonito con sólo dos subidas, la primera de las cuales si que es bastante cruel por así decirlo, aguanté corriendo la mitad un poco más y después ya llegó el punto en que caminando ibas más rápido que corriendo así que como la gran mayoría de los que venían conmigo me puse a darle al trecking. La sorpresa fue que Joan (uno de lso organizadores) y compañero nuestro estaba casi al final de la subidita con lo que nos iba pillando a casi todos caminando. Como no puede ser que en la única foto de una cursa uno salga caminando le dije que se esperara un momento antes de tirar la foto, en ese momento me puse a correr para dar el pego en al foto. Al final de la subidita estaba el avituallamiento donde me encontré con varios compañeros, después de medio minuto para recuperar aliento y bebe run poco empezamos a bajar.

    La bajada de la supersubidadelmal se hizo corta, quizá porque bajamos como cabras, pero se hizo corta, muy corta. Al dejar la trialera era bajada también, pero de asfalto, así que no tenía tanta gracia. Durante la segunda parte de cursa nos “juntamos” un grupo de unos 5 o 6 corredores que íbamos casi a la par, pasándonos mútumente. Entre ellos una pareja que hacía trampa. El novio no dejaba de empujarle por el culo a la novia con la mano durante las subidas, estuve a punto de decirle que a mi me podía ayudar también empujándome por la espalda porqué o follamos todos o la puta al río. La segunda subida se hizo fácil, no era tan pronunciada como la primera y al subir por una trialera en mitad del bosque apenas notabas la subida. La bajada de ésta no fue tan divertida como la anterior, pues los últimos dos o tres km eran casi todo asfalto.

    Ya llegando al final la parejita de antes a falta de 300 metros me adelantó vilmente, así sin avisar, así que como a mi no me adelantan tramposos me piqué y les metí un sprint que casi me ventilo a dos que había más adelante. A mi no me pasa nadie de esa manera a falta de 300m, que sucio a la par de ruin. Que n’aprenguin!

    Al final paré mi crono en 1h 11′ 30″ y el de ChampionCHip en 1h 12′ 20″ (sólo había control a la llegada).

    Wikiloc del recorrido para los que os animéis a hacerlo: ACABA DE GANAR 10000€, CLIQUE AQUÍ!

  7. Actualón de Blanes

    Deja un comentario

    28 agosto, 2013 por Wayko

    El día amanecía nublado en Blanes y amenazando con lluvia, la cual cayó tímidamente cuando salíamos del parking. Por suerte no llovió, incluso se asomó el sol en algún momento, aunque no acabó imponiéndose. Me imaginaba el mi primer acuatlón con un tiempo más apetecible, pero es lo que hay.

    IMG_1442

    La carrera consistía en 400m a nado, 4km corriendo y otros 400m a nado, fuimos unos 200 los que salimos disparados a chapotear en el mar. Ya me habían dicho en cuando sale tanta gente a nadar a la vez los golpes eran normales, por eso salí de los últimos, lo que no me esperaba es que aún saliendo de los últimos las hostias siguiesen repartiéndose como panes dentro del agua.

    Dabas y recibías por todos los lados, incluso me subí un par de veces encima de alguno, como si fuera una canoa o algo del estilo. Lo bueno de estar pendiente de los golpes es que la vuelta se te hace corta.

    La primera transición es un poco complicada pues sales del agua bastante mareado y con los cuadríceps agarrotados cosa hace que tengas que tomártelo con un poco de calma. Aunque me costó encontrar el reloj que se suponía que había dejado preparado empecé a correr, perdiendo algún minuto eso sí. Los 4km los acabé en 16’44”. Me resultó complicado correr después de nadar a causa del aire que me había entrado en el estómago. En este tramo aproveché para cazar a bastantes corredores que habían sacado ventaja en la primera vuelta a nado.IMG_1451

    Después de correr, de vuelta al agua, una transición más fácil pues sólo tenía que quitarme las bambas, el reloj, y coger las gafas. La única complicación es que llegas con el corazón a tope de la carrera a pie y tienes que bajar un poco de pulsaciones antes de meterte en el agua. En la segunda vuelta, nadando casi solo, sólo tuve que pelearme con un par de corredores, como mucho gane 4 o 5 posiciones . Al salir del agua, corriendo a tope por la arena para cruzar el arco de llegada. Crucé en 36’23” en la posición 67 de 200, para ser el primero y no haberlo preparado fue un resultado estupendo.